sábado, 17 de julio de 2010

Plotino


Este filósofo perteneciente al neoplatonismo nace en el año 205 en Licópolis (actual Egipto). Murió de Lepra en el año 270 en Campania, actualmente parte de Italia. Su viaje con el emperador Gordiano le permitió tomar contacto con el pensamiento persa e indio, que difundió a su regreso en la escuela que abrió en Roma y en la cual enseñó durante veinticinco años. Aunque Plotino mostraba sus enseñanzas como comentarios a la obra de Platón, su contribución trasciende el ejercicio de lectura y acaba generando un cuerpo peculiar aunque de clara resonancia platónica. Así, su doctrina responde a la demanda de espiritualidad y universalismo propia de la época a través de una síntesis del racionalismo griego y el pensamiento oriental.

En la ciudad de Alejandría es discípulo de Ammonio Saccas; posteriormente, también lo es de Orígenes, Longino y Herenio. El conocimiento de su vida y obra se debe a su discípulo Porfirio, quien publica la obra “Vida de Plotinio” y es el encargado la recopilación y publicación de la obra central de Plotinio, llamada “Enéadas”. Porfirió afirmó que en cuatro ocasiones su maestro logró comunicarse con Dios, y en éxtasis alcanzó la comunión con él. Entendiéndose a Dios como el Uno de la trinidad descrita por Plotino.

La escuela de Plotino era frecuentada con la presencia de numerosos jóvenes con los que ejercía de tutor, y diversos tipos sociales quienes acudían para consultarle sobre aspectos filosóficos y cotidianos. Sus lecciones estaban abiertas a todos los públicos, pero un círculo interno de discípulos recibía una instrucción orientada al despertar del "hombre interior" al que se refería Platón, y a elevar el alma hacia la contemplación y el éxtasis.

La filosofía de Plotino es una visión Cosmogógica unida a una Física. La metafísica es la forma teórica que asume su discurso. En ese sentido es heredero de Aristóteles y, sobre todo, de Platón. Uno de sus mayores aportes a concepción de la realidad universal es indudablemente su teoría de la trinidad; plantea que la divinidad está compuesta por tres entidades: El Uno, el Nous y el Alma.

Para esta trinidad el Uno es el ser que posee mayor importancia, Plotino afirma que a este se debe la unidad de la trinidad, que sin el Uno le sería imposible existir; la define como Dios; y, este Dios es incomprensible, no se puede formular basamento aceptado de esta realidad; pues la mente humana es inadecuada para realizar una definición aceptada del Uno. El Nous es el espíritu de la trinidad; el es reflejo del Uno; y la vía por la cual nos podemos acercar al Uno; el Nous es imagen del Uno; y solo le es permitido al hombre observarlo si aplica la mente en dirección opuesta a los sentidos. Con esta definición Plotino se acerca a Platón, quien describe en la república un proceso similar para llegar a la visión de la forma del Bien, no del Bien mismo. El Alma descrita por Plotino posee doble naturaleza, por un extremo se encuentra ligada al Nous y por el otro al mundo de los sentidos, de la cual es creadora; en tal sentido la naturaleza es formada el al alma.

Al igual que Platón, Plonito afirma que el alma humana existe y ésta es inmortal; pero se integra con el Nous, convirtiéndose en parte del mismo al quedar disoluta. El deber del alma es liberarse de la materia (fuente de toda maldad), despertando el anhelo de elevarse fusión con lo Uno, de donde procede. Hay dos vías de elevación. La primera vía parte desde abajo, y consiste en acercarse a lo inteligible, liberándose de lo sensible mediante la ciencia. La segunda vía es para los que han llegado ya a lo inteligible, y a su vez consiste en dos etapas: la música, el amor y la filosofía conducen a la primera etapa, y la segunda tiene su culminación en el instante del éxtasis, al que llega el alma mediante la interiorización, hasta hacerse semejante al Uno. De esta forma el alma se libra de sus ataduras.

Por lo tanto, Plotino es considerado como Neoplatónico místico, al cual se le debe una nueva fundamentación de la metafísica clásica, tomando caminos más ligados a la mística de consistencia pitagórica y platónica que al camino seguido por Aristóteles.

Enéadas, es una recopilación de 54 tratados ordenados en seis grupos de nueve; debido a esta organización es por la cual la obra recibe el nombre de Enéadas. Esta recopilación es considerada junto con las obras de Platón y Aristóteles, los tratados más sólidos del mundo antiguo.

1 comentario: